Marandú Digital
Portal de Noticias del Paraguay

 
INICIO EDITORIAL POLÍTICA ECONOMÍA MEDIO AMBIENTE SALUD DEPORTES JUDICIALES GUARANÍ ARTE Y ESPECTÁCULOS EMPRESARIALES
CIENCIA Y TECNOLOGÍA ESPIRITUALIDAD SEMINARIOS GANADERÍA SOCIALES GASTRONOMÍA PARAGUAYA VGB WCA NR AG

Comunicado oficial de los Ministros presentes en el Global Forum for Food and Agriculture

 


“Configurando el futuro de la producción animal – sostenible, responsable, eficiente”

Nosotros, los ministros y ministras de Agricultura de 69 naciones, nos hemos reunido el 20
de enero de 2018 en la 10ª Conferencia de Ministros de Agricultura de Berlín con ocasión del
Global Forum for Food and Agriculture (GFFA) para decidir cómo podemos configurar el
futuro de la producción animal global. Reconocemos en toda su amplitud nuestra
responsabilidad de fortalecer la alimentación y la seguridad alimentaria, mejorar de forma
sostenible la eficiencia y la rentabilidad del sector agrario y de la alimentación, promover el
derecho a una alimentación adecuada y ejecutar la Agenda 2030 para un desarrollo
sostenible y alcanzar sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente el ODS
2: “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y
promover la agricultura sostenible”. Estamos convencidos de que una configuración más
sostenible, más responsable y más eficiente de la producción animal y de la ganadería
mundial desempeñará un papel esencial para asumir dicha responsabilidad.
Hacemos constar que la demanda de alimentos de procedencia animal – especialmente de la
carne, la leche y los huevos – se incrementará previsiblemente de forma notable en muchas
regiones del mundo debido al crecimiento de la población, el aumento del poder adquisitivo
y los cambios en los hábitos de consumo. Simultáneamente, los consumidores exigen cada
vez en mayor medida que la producción animal tenga lugar de manera sostenible y acorde al
bienestar de los animales.
Reconocemos que los múltiples sistemas de ganadería en numerosas partes del mundo
contribuyen de forma esencial a la lucha contra el hambre y la malnutrición, así como,
especialmente en las zonas rurales, a la disminución de la pobreza mediante el
aseguramiento de los medios de subsistencia para muchas personas y que constituyen un importante factor económico nacional, por ejemplo mediante la promoción de inversiones y
comercio y la creación de puestos de trabajo en las regiones rurales.
Somos conscientes de que la producción animal tiene efectos medioambientales
considerables sobre la tierra, el agua y el aire y que puede contribuir al cambio climático.
Subrayamos que el cambio climático también tiene efectos sobre la ganadería de animales
de producción.
Reconocemos las diferencias existentes en cuanto al acceso a los alimentos, así como la
diversidad de sistemas de ganadería y formas de producción a lo largo del mundo. Además,
somos conscientes de las costumbres religiosas y socioculturales en relación con la
producción animal.
Subrayamos la importancia de la diversidad de los recursos zoogenéticos y su conservación,
utilización sostenible y desarrollo para la cría, la ganadería de animales de producción y la
seguridad alimentaria.
Subrayamos los efectos actuales y potenciales de las innovaciones en el desarrollo de los
sistemas de producción animal, especialmente de aquellas que proceden de la digitalización
y de la bioeconomía.
Destacamos que la producción animal en todo el mundo tiene que cubrir de manera
eficiente y sostenible la creciente demanda e incrementar la rentabilidad de las
explotaciones ganaderas, si bien se ha de prestar especial atención a la dimensión ecológica
de la sostenibilidad, con lo cual se garantizará también el que dicha producción sea
respetuosa con el clima y el bienestar de los animales. Ponemos énfasis en que el acceso a la
tierra, el agua, el conocimiento, la tecnología, las innovaciones, los medios de financiación y
los mercados para vender los productos es una condición básica para una producción
eficiente y sostenible para todos los ganaderos. Un acceso insuficiente supone para muchos
pequeños productores y muchas explotaciones familiares una limitación especialmente
importante.
Hemos asumido el compromiso de configurar con más fuerza activamente el futuro
desarrollo de la producción animal, conjuntamente con los ganaderos, así como con agentes
de la economía privada, la ciencia y la sociedad civil. Con esta declaración damos un impulso, indicamos posibles campos políticos de actuación y animamos a los gremios internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) – tanto para cada una de ellas como en el marco de su colaboración tripartita pactada –, así como el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OIC) a integrar estos campos de actuación en sus estrategias.
En este sentido pedimos la aplicación
• de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 (OS), especialmente
los relacionados con la seguridad alimentaria y la alimentación;
• del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático (UNFCCC) y
del Acuerdo de París (COP21, COP22, COP23), especialmente las contribuciones
nacionales establecidas (NDC) en relación con las medidas de protección climática
para una agricultura sostenible;
• de las Directrices voluntarias en apoyo de la realización progresiva del derecho a
una alimentación adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional;
• de las recomendaciones políticas del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial
(CSA) de su 43ª sesión, sobre el tema “el desarrollo agrícola sostenible para la
seguridad alimentaria y la nutrición: ¿qué papeles debe cumplir el ganado?”;
• de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de
la tierra, la pesca y los bosques en el marco de la seguridad alimentaria nacional
(VGGT);
• de los Principios para las inversiones responsables en la agricultura y los sistemas
alimentarios (Principios del CSA);
• de las Directrices voluntarias elaboradas por la Alianza Mundial por el Suelo sobre
la ordenación sostenible del suelo;
• de la estrategia mundial de bienestar animal y epizootia de la OIE, así como de los
resultados de los trabajos de la OIE sobre los estándares para la salud y el
bienestar de los animales (Código Zoosanitario para los animales terrestres);
• de los programas conjuntos de la OIE y la FAO para la erradicación de la peste de
los pequeños rumiantes (PPR) y de la fiebre aftosa, así como del programa conjunto de la OIE, la OMS y la FAO para la erradicación de la rabia asociada a los
perros;
• del plan de acción mundial contra las resistencias a los antimicrobianos de la
OMS, la OIE y la FAO, del plan de acción contra las resistencias a los
antimicrobianos de la FAO así como de la estrategia de la OIE contra las
resistencias a los antimicrobianos y para la aplicación responsable de antibióticos;
• del Plan de acción mundial sobre los recursos zoogenéticos y de la Declaración de
Interlaken;
• de los estándares internacionales sobre alimentos del Codex Alimentarius para la
protección de la salud y la garantía de prácticas de comercio justas, así como
• del Acuerdo de la OMC sobre la aplicación de medidas sanitarias y de cuidados
fitosanitarios y del Acuerdo de la OMC sobre las barreras técnicas al comercio.
Llamada a actuar
Nosotros, los ministros y ministras de Agricultura reunidos en el GFFA 2018, queremos
asegurar para la creciente población mundial el suministro de alimentos procedentes de la
producción animal que sean suficientes, seguros para la salud, nutritivos y asequibles, así
como el acceso a los mismos, y superar los desafíos económicos, ecológicos y sociales a los
que se ha de enfrentar el sector ganadero.
Garantizar la seguridad alimentaria y la alimentación
Considerando que más de 815 millones de personas sufren hambre crónica y aun más tienen
deficiencias de nutrición en todas sus formas, el sector ganadero tiene que seguir
incrementando su contribución a la seguridad alimentaria.
Queremos
1. desarrollar políticas para cubrir la creciente demanda y con su ayuda dar forma a una
producción de alimentos de procedencia animal más eficiente y sostenible mediante
métodos de alimentación animal y sistemas de producción animal, incluidos los
sistemas integrados de cultivos alimenticios, animales de producción y bosques
mejorados y adaptados a cada lugar, así como la recuperación de tierras de pasto;

2. promover una mejor difusión y aplicación de tecnologías e innovaciones en la
reproducción, especialmente en cuanto a la cría, alimentación y producción
ganadera;
3. mejorar en todas sus formas el acceso de los hogares con pocos ingresos, ante todo
para las mujeres, los jóvenes y los niños, a los alimentos de procedencia animal,
considerando la contribución especialmente estratégica de dichos alimentos para la
lucha contra la malnutrición;
4. dirigir el foco a garantizar la seguridad de los alimentos de origen animal para así
mantener tan bajo como sea posible el riesgo de enfermedades transmitidas
mediante alimentos;
5. ampliar la investigación y la generación y transferencia de conocimientos para la
explotación de fuentes tradicionales y alternativas de proteínas, para la alimentación
humana y animal sostenibles y seguras y así mejorar el acceso a proteínas con
elevado valor nutritivo;
6. contribuir a la educación e información de los consumidores en relación con una
alimentación sana y sostenible;
7. disminuir las pérdidas de productos alimenticios y residuos de alimentos en los
sistemas de producción animal, especialmente mediante una mejor utilización de
recursos de alimentos animales no adecuados para las personas y mediante la
reducción de pérdidas animales a través de las mejoras en la prevención de pestes y
en las prácticas ganaderas.
Mejorar los medios de subsistencia
El sector ganadero asegura los medios de subsistencia de cerca de 1300 millones de
personas – a menudo pobres y en situación especialmente precaria –, crea cadenas de valor
agroalimentarias, ingresos y puestos de trabajo en muchas regiones del mundo y contribuye
al desarrollo de las zonas rurales.
Queremos
1. promover las inversiones responsables públicas y privadas en el sector ganadero para
mejorar la productividad, fortalecer las cadenas de creación de valor y de distribución
y mejorar el acceso a los mercados locales, regionales y mundiales;

2. apoyar la aplicación de las VGGT y del CSA;
3. fortalecer la posición de los ganaderos y agricultores, así como de los empleados en
las cadenas de creación de valor y asegurar que sus condiciones laborales y vitales
sean acordes a los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sean
protegidas por el derecho internacional y ofrezcan unos medios de subsistencia
adecuados;
4. confirmar la importancia de los sistemas de comercio regulados para apoyar una
producción y un suministro eficientes, sostenibles y seguros de alimentos de
procedencia animal, así como de la necesidad de eliminar las barreras al comercio
discriminatorias y reforzar la continuación del proceso de reformas de la OIC en
cuanto al comercio agrícola;
5. garantizar a las mujeres y a los hombres el acceso a la educación y a la formación
para posibilitar la difusión del conocimiento, de las tecnologías, incluida la
digitalización, y de las prácticas;
6. ampliar el acceso a la tierra con garantías jurídicas para los ganaderos y agricultores –
especialmente en lo referente a los pequeños campesinos y los ganaderos jóvenes y
las mujeres –, a otros recursos naturales, a los medios de financiación y a los
mercados;
7. promover las iniciativas en el sector joven, incluidas la educación, la formación, las
prestaciones de asesoramiento en las zonas rurales y la financiación inclusiva;
8. garantizar la igualdad de derechos de las minorías y la protección de los derechos de
los pueblos indígenas.
Proteger los recursos naturales, el medio ambiente y el clima
El sector ganadero consume grandes cantidades de recursos naturales y es el responsable
del 14,5% del total de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Las
mejoras en este sector podrían prestar una contribución esencial a la lucha contra el cambio
climático, a la protección del medio ambiente y simultáneamente mejorar la seguridad
alimentaria mundial y asegurar la rentabilidad y economicidad del sector. También han de
ser confrontados los efectos potenciales de un cambio climático sobre la ganadería.
Queremos

1. promover una producción animal sostenible y eficiente en la utilización de los
recursos, también mediante las innovaciones, los sistemas integrados, los
procedimientos agroambientales y la agricultura ecológica, por ejemplo mediante el
abandono gradual de políticas y prácticas no sostenibles;
2. maximizar los efectos externos positivos y minimizar los efectos de la producción
animal dañinos para el medio ambiente en la tierra, el agua y el aire;
3. reducir las emisiones de efecto invernadero en el sector de los animales de
explotación agrícola mediante el incremento de la eficiencia de los sistemas de
producción animal, cumpliendo simultáneamente los requisitos relativos a la salud y
el bienestar de los animales; además, queremos minimizar las pérdidas y el derroche
del agua, la energía y los nutrientes, especialmente mediante la mejora de la
inclusión de la ganadería en la economía del ciclo biológico;
4. promover la adaptación de la producción animal a los efectos del cambio climático;
5. apoyar las cadenas de valor añadido en la economía agraria adaptadas a su regiones,
entre las cuales se cuenta la producción de alimentos para animales, con el fin de
alcanzar una utilización eficiente y sostenible de los recursos y proteger nuestros
ecosistemas y la biodiversidad;
6. promover los sistemas ganaderos propios de cada lugar y los tradicionales, como los
de ganadería de pastoreo, siempre y cuando utilicen los ecosistemas de forma
sostenible y aseguren el suministro de alimentos y los medios de subsistencia;
7. conservar y utilizar de forma sostenible la diversidad de las razas y otros recursos
zoogenéticos;
8. promover y apoyar la cooperación internacional en investigación para disminuir la
intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero en los sistemas de
producción animal, también mediante la recuperación de tierras de pastoreo y la
captura del carbono por el suelo;
9. apoyar la ampliación de capacidades y el intercambio de procedimientos eficaces en
estos sectores, así como en cuanto a la medición precisa de emisiones de gases de
efecto invernadero procedentes de la ganadería.
Mejorar la salud y el bienestar animal

Con un acceso suficiente a la asistencia veterinaria y con una gestión mejorada en cuanto a
la salud y el bienestar de los animales, la producción animal mundial podría aumentar
aproximadamente en un 20%, según estimaciones de la OIE.
Queremos
1. mejorar la salud y el bienestar animal mediante la promoción de una buena práctica
especializada en cuanto a la gestión de la ganadería, la protección de peligros
biológicos y la seguridad biológica, las tecnologías, las prácticas y el intercambio de
conocimientos;
2. posibilitar a los ganaderos el acceso a la asistencia y al asesoramiento veterinarios,
así como a medicamentos animales eficaces y de esta manera proteger a los
animales y a las personas de la aparición y la propagación de enfermedades animales,
especialmente de las zoonosis;
3. aspirar a contener la aparición y propagación de resistencias a los antimicrobianos
conforme al enfoque “One Health” y limitar la utilización de antibióticos en la
medicina veterinaria exclusivamente para fines terapéuticos1
;
4. reforzar la regulación de las medicinas para animales con el objetivo de mejorar la
legislación y así podamos luchar contra la producción y la distribución de
falsificaciones y de productos de calidad inferior;
5. orientar con más intensidad la cría animal y la ganadería a las expectativas del
consumidor;
6. garantizar el que los países cumplan su obligación de notificar a la OIE de manera
inmediata los brotes de pestes animales, así como apoyar la modernización del
sistema de notificación por internet World Animal Health Information System
(WAHIS+);
7. fortalecer la cooperación internacional y, en especial, consolidar con más efectividad
la lucha nacional e internacional de enfermedades animales, sobre todo in situ, con
ayuda de la plataforma Global Framework for the Progressive Control of
Transboundary Animal Diseases (GF-TAD) establecida conjuntamente por la FAO y la
OIE;

1
Aclaración: Esta obligación se refiere al punto correspondiente en el apartado de Conclusiones

8. apoyar a las autoridades veterinarias nacionales en el desarrollo de políticas y
estrategias para aplicar y reforzar medidas efectivas y eficientes para la prevención,
lucha y erradicación de enfermedades.
Conclusiones
Nosotros, los ministros y ministras de Agricultura,
• exigimos una actuación conjunta de todos los agentes relevantes en la colaboración
para la configuración del sector ganadero con el objetivo de promover tanto la
Agenda 2030 para el desarrollo sostenible como sus objetivos de desarrollo (ODS);
• tomamos medidas para promover las regulaciones, los estándares y los acuerdos
voluntarios a nivel nacional, regional e internacional para configurar de forma más
sostenible, más responsable y más eficiente la producción de alimentos de origen
animal;
• subrayamos la importancia de un consumo moderado de alimentos de origen animal
para una alimentación sana, así como para la protección de la salud y una utilzación
eficiente de los recursos;
• estamos decididos a reforzar la investigación y el desarrollo, así como a promover las
tecnologías (incluida la digitalización), los medicamentos para animales (incluidas las
vacunas), la genética y los procedimientos de cría, así como su aplicación en la
práctica;
• impulsaremos la promoción y el desarrollo de cadenas de creación de valor, así como
de sistemas de ganadería sostenibles, resistentes y adaptados al cambio climático
que contribuyan a la disminución de la intensidad de las emisiones y al aumento de la
captura de carbono, y destacamos por tanto la necesidad de reforzar la colaboración
internacional en la investigación, la transferencia de conocimientos, las
cooperaciones y la ampliación de capacidades y competencias en este sentido;
• nos comprometemos a tener más en cuenta en los planes de formación basados en
los estándares internacionales sobre la salud y la protección de los animales
desarrollados por la OIE dichos estándares y a ampliar el intercambio internacional
de conocimiento y experiencia;
10
• pedimos a la FAO, a la OIE y al Instituto Internacional de Investigaciones Pecuarias
(ILRI) que promuevan conjuntamente la consulta internacional sobre sistemas de
producción animal sostenibles, responsables y eficientes y, sobre la base de
valoraciones integradas, desarrollar procesos eficaces interestatales y consultas
multilaterales; pedimos a estos organismos que descubran las lagunas de
conocimiento e inicien las correspondiente actividades de investigación y que pongan
los conocimientos a disposición de los ganaderos y los hagan públicos; los animamos
a hacer partícipes a otros actores relevantes, como por ejemplo el Instituto
Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), la Alianza Global
para la Investigación de Gases de Efecto Invernadero en la Agricultura (Global
Research Alliance, (GRA) y la Agenda Global para la Ganadería Sostenible (GASL), y a
informar a los ministros del GFFA;
• nos comprometemos a tomar medidas para la reducción de los riesgos de
enfermedades, para evitar la utilización innecesaria de antibióticos y para abandonar
el uso de agentes antimicrobianos con el objetivo de acelerar el crecimiento sin que
exista un análisis de riesgo conforme al código de procedimiento CAC/RCP 61-2005
recomendado por la comisión del Codex Alimentarius;
• apoyamos los esfuerzos de la OIE de reforzar en el marco de su programa la eficiencia
de los servicios veterinarios; y
• apoyamos la estrategia global de la OIE y su aplicación y, en este sentido, pedimos a
la OIE y a otros actores que continúen desarrollando a nivel internacional principios y
requerimientos básicos para una ganadería que tenga en cuenta el bienestar animal.
Nosotros, los ministros y ministras de Agricultura, hacemos constar que son necesarias
tanto la actuación concreta de todos los involucrados como la cooperación internacional
para configurar la producción de alimentos de origen animal y la ganadería de forma más
sostenible, más responsable y más eficiente. Somos conscientes de nuestra responsabilidad
de comprometernos a impulsar la promoción y el desarrollo continuo de debates sobre estos
temas en los foros internacionales.

TITULARES ECONOMÍA

Televisión japonesa prepara documental sobre atractivos de Paraguay

Comunicado oficial de los Ministros presentes en el Global Forum for Food and Agriculture

Paraguay acrecentó su visibilidad como destino turístico emergente en la Fitur 2018

Gobierno aprobó 336 millones de dólares en inversiones bajo Ley 60/90 en este 2017

Ministra Giménez insta a avanzar en políticas que acompañen desarrollo urbano

Con habilitaciones en Central, Cordillera e Itapúa, posadas turísticas ofrecerán más de 2000 camas

Hacienda eleva al Congreso una propuesta intermedia sobre el PGN 2018

Paraguay logra mayor número de crecimiento en comparación a otros países de la región

Paraguay estrecha vínculos turísticos con localidades de Andalucía

El Poder Ejecutivo veta el PGN 2018 para resguardar sostenibilidad fiscal

 

Marandú Digital
Portal de Noticias del Paraguay
Publicidad Contacto
Edición Asunción - Paraguay Staff Power By Celestial Luminoso
Copyright ©2008-2017 Todos los derechos reservados